La generación del A350 de Airbus llega a los aeropuertos

Algunos dicen que la edad de oro de los viajes ha quedado atrás. Pero ahora es el momento más emocionante en décadas para volar gracias a los aviones de nueva generación que se estrenan ahora, y a las comodidades que ofrecen a los pasajeros.

El 787 Dreamliner de Boeing ha recibido la mayor parte de la atención debido a las nuevas tecnologías revolucionarias que incorpora el avión, así como al hecho de que American Airlines y United tienen estos aviones en sus flotas. Sin embargo, también está el Airbus A350, que los pasajeros de Norteamérica van a ver mucho más en los próximos días y años.

A350 de Airlines

Hong Kong Airlines comenzó a volar con un Airbus A350 desde su centro de operaciones en Hong Kong a Los Ángeles el 18 de diciembre, con servicio a San Francisco a partir de marzo, y la aerolínea es solo la última en poner el nuevo avión de larga distancia de Airbus en sus rutas estadounidenses.

Delta comenzó a volar con el A350 desde Detroit a Asia en octubre, y tiene previsto iniciar más servicios a Europa y otros lugares este año. Cathay Pacific utiliza el A350 en sus rutas de Hong Kong a San Francisco y Newark, y Qatar Airways vuela con el A350 a varios aeropuertos de España.

Confort de la cabina del Airbus A350

¿Qué hace que el A350 sea tan especial? Al igual que el Dreamliner, el A350 incorpora una serie de elementos tecnológicos que mejoran tanto el funcionamiento del avión como la experiencia de los pasajeros en las rutas de larga distancia para las que fue diseñado.

El A350 está construido con materiales compuestos de plástico que son un 25% más ligeros que el metal utilizado en los aviones convencionales, por lo que es mucho más eficiente en cuanto a consumo de combustible que los aviones más antiguos. Los compuestos también son más resistentes y duraderos que el metal, lo que permite una serie de otras ventajas que repercuten en la comodidad de los pasajeros.

La cabina puede presurizarse hasta el equivalente a 6.000 pies de altitud, en comparación con los 8.000 pies de la mayoría de los jets, lo que puede aliviar síntomas como la fatiga y el mareo. Los materiales compuestos no se corroen con la humedad de la misma manera que los metales, por lo que la humedad de la cabina puede mantenerse en torno al 20 por ciento, frente al 8-10 por ciento habitual en los aviones, lo que hace que los pasajeros se sientan menos agotados después de los vuelos. El A350-900 tiene siete zonas de temperatura en la cabina (hay ocho en el próximo A350-1000) para un control climático más preciso a bordo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.