¿Qué hacer en Vejer de la Frontera?

Vejer está situado a 200 m. sobre el nivel del mar y se encuentra a pocos kilómetros de las playas de El Palmar, la Bahía de Trafalgar o Los Caños de Meca. Vejer se compone de 2 partes, el casco antiguo medieval y la parte más nueva de la ciudad cuidadosamente diseñada al estilo de los “pueblos blancos” de la región. Rodeada de grandes extensiones de terreno agrícola en el que se cultiva remolacha azucarera, girasoles y trigo, Vejer cuenta con una gran cantidad de terreno dedicado al pastoreo del ganado retinto local.

Vejer tiene vistas a la costa atlántica y al Parque Natural de las Breñas, un bosque de pinos de 5.000 hectáreas que desciende hasta la costa, y al Parque Natural de las Marismas, una reserva natural más pequeña por la que pasa el río Barbate y que alberga una importante colección de aves. Ambos parques cuentan con rutas de senderismo que los atraviesan y son perfectos para dar paseos de un día. Vejer tiene muchos miradores con vistas a la costa y a las colinas de alcornoques del Parque Natural de los Alcornocales, una de las reservas naturales más importantes de España. Siga estos consejos de Casas Isabel en Caños de Meca:

Los Caños de Meca y el Parque Natural de La Breña

Vejer es uno de los diez pueblos más bonitos de España (encuesta realizada por el Patronato de Turismo de España) y está considerado como el mejor conservado de los Pueblos Blancos. Con vistas al Océano Atlántico y al Estrecho de Gibraltar, Vejer es una ciudad monumental con murallas, patios llenos de flores y edificios antiguos.

El tiempo en Vejer

Se llama la Costa de la Luz por una razón. El Golfo de Cádiz es la zona de España que disfruta de más horas de sol al año. Así lo indica el anuario del Instituto Nacional de Estadística (INE). Vejer, por tanto, goza de un clima privilegiado, con temperaturas cálidas en verano, otoño y primavera e inviernos no muy fríos. Vejer es especial en todas las estaciones y cada una de ellas ofrece diferentes formas de disfrutar de la localidad.

Las Murallas Fortificadas

Todavía se puede trazar el contorno de estos antiguos monumentos y en algunos lugares se muestran orgullosos y defensivos y en otros desaparecen en las casas y verá cómo se cuelga la ropa de alguien en las murallas. Muy restauradas en algunos lugares, las murallas se construyeron en el siglo XV como parte de la inversión defensiva tras la reconquista cristiana de la región.

El Castillo o Alcazaba

La antigua alcazaba, de construcción árabe, está escondida en una estrecha callejuela. Sólo una fachada revela la historia de este monumento, ya que la ciudad se ha construido alrededor del edificio. Un clásico arco conopial del siglo XI conduce a un patio con aroma a jazmín. Más allá de esto no hay mucho que ver, ya que ahora gran parte del castillo es residencial. Si tiene suerte, los exploradores locales que tienen su guarida aquí le mostrarán los alrededores de las murallas, desde donde se pueden apreciar unas buenas vistas de Vejer.

El Castillo o Alcazaba

Construida en el lugar de la antigua mezquita, el alminar sigue en pie, aunque ahora está coronado por un campanario. Debajo de la iglesia se encuentra el excepcional “aljibe” o depósito de agua construido por los moros (no abierto al público) tan grande que se puede navegar por él en una pequeña embarcación.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.