6 características en una cuna de bebé para mantenerlo seguro y cómodo

Una cuna de bebé es uno de los primeros artículos que compras para tu pequeño. Si la adquieres hacia el final de tu embarazo, ¡solo verla en casa te llena el corazón de alegría! La elección de la cuna correcta es esencial para la seguridad, el sueño y la comodidad de tu bebé, ya que pasará un tiempo considerable de su vida temprana en ella. ¿Cómo puede estar seguro de que está haciendo la elección correcta? Muy sencillo: sigue esta guía de compra de cunas para bebés de Bebés Victoria:

Ir al mercado o a Internet y pedir una cuna de bebé parece bastante sencillo, ¿verdad? Pero tu pequeño es súper delicado y sólo necesita los cuidados más delicados. Sólo cuando duerme bien puede estar totalmente descansado y preparado para aprender nuevas habilidades. Por eso, la cuna que compres debe cumplir todas las pautas de seguridad y confort necesarias para que se adapte a tu pequeño príncipe o princesa.

1. Elige según la edad de tu bebé

Las cunas se diseñan teniendo en cuenta la edad del bebé. Sigue esta regla general al comprar tu bebé:

  • Hasta los 6-8 meses: Por lo general, los bebés pueden utilizar las cunas hasta los 6-8 meses de edad.
  • Hasta los 3 años: A partir de los 8 meses, se recomienda pasar al bebé a una cuna
  • A partir de los 3 años: A esta edad, muchos padres pasan al niño a una cama, aunque esto puede variar entre los niños Escoge una cuna o una cuna dependiendo de la edad de tu bebé.

2. Comprueba que cumple las normas de seguridad

Esta es la consideración más importante para la seguridad de la cuna. Asegúrate de que el producto cumple las normas de seguridad aceptadas para las cunas en cuanto a diseño, estructura, uso, etc. Confirme esto con el vendedor. Por ejemplo, RforRabbit, una empresa que ofrece una amplia gama de productos de equipamiento para bebés, cuenta con todas las normas de seguridad. Su cuna de bebé tiene la certificación EN, que es la más estricta definida por las normas europeas para la seguridad de los bebés.

3. Elige un colchón de cuna robusto

El colchón del interior de la cuna debe ser resistente y estable. Debe encajar perfectamente en la cuna sin que queden cabos sueltos. Busca una cuna que venga con un fuerte soporte para el colchón.

4. Opción de columpio automático

Puede que las cunas de bebé se hayan modernizado con el tiempo, pero hay un truco que todas las madres saben que nunca pasa de moda: ¡el columpio! Los científicos han demostrado que balancear ligeramente a los bebés (como en una hamaca) es un método eficaz para ayudarles a conciliar el sueño. Puedes buscar una cuna mecedora que te permita balancear al bebé de forma segura.

Opción de columpio automático

El columpio automático, con forma de cuna de bebé de estilo indio, se puede controlar y temporizar como se desee, con un simple mecanismo de encendido y apagado.

5. Consiga una cuna con bloqueo o sin ruedas

Puede ser tentador comprar una cuna con ruedas para poder moverla fácilmente. Sin embargo, una cuna con ruedas puede resultar peligrosa en cuanto el bebé aprenda a ponerse de pie. Si quieres una cuna con ruedas, asegúrate de que las ruedas puedan bloquearse cuando no se usen.

6. Canciones de cuna para ayudar a los bebés a dormir

Las madres saben que una nana es una de las formas más eficaces de ayudar a los bebés a dormir. Pero puede haber ocasiones en las que no puedas o no estés disponible para cantarle a tu bebé. Hoy en día, puedes conseguir cunas para bebés que tienen almacenadas nanas que pueden calmar a tus bebés en cualquier momento.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.