10 consejos de jardinería para principiantes

¿Te preguntas cómo empezar un jardín? Encuentre su confianza con estos consejos de jardinería de expertos. ¿Nunca has cultivado un jardín? No hay problema. Haz realidad tus sueños de cultivar tu propio huerto con estos 10 consejos fáciles de Anphibius que debes seguir:

1. Ubícalo bien

Crear un huerto es igual que la propiedad inmobiliaria: todo depende de la ubicación. Coloca tu jardín en una parte de tu patio donde lo veas con regularidad (fuera de la vista, fuera de la mente definitivamente se aplica a la jardinería). De este modo, será mucho más probable que pases tiempo en él.

2. Sigue el sol

No juzgar la luz del sol es una trampa común cuando se aprende a cultivar un huerto. Preste atención a la forma en que la luz del sol atraviesa su jardín antes de elegir un lugar para su huerto. La mayoría de las plantas comestibles, incluidas muchas verduras, hierbas y frutas, necesitan al menos 6 horas de sol para prosperar.

3. Manténgase cerca del agua

Uno de los mejores consejos de jardinería que puedes recibir es planificar tu nuevo jardín cerca de una fuente de agua. Asegúrate de que puedes llevar una manguera a tu jardín, para no tener que arrastrar agua hasta él cada vez que tus plantas tengan sed. La mejor manera de saber si las plantas necesitan riego es introducir un dedo en la tierra (un nudillo más o menos). Si está seco, es el momento de regar.

4. Empieza con una buena tierra

Al empezar un jardín, uno de los principales consejos es invertir en una tierra rica en nutrientes y con buen drenaje. Consigue esta mezcla perfecta mezclando 3 pulgadas de Miracle-Gro® All Purpose Garden Soil en las 6 a 8 pulgadas superiores de la tierra existente si estás planeando plantar en el suelo. Si vas a plantar en una cama elevada.

5. Piensa en los contenedores

Cuando el espacio es escaso, opta por las macetas. Puedes cultivar muchas plantas en macetas, incluyendo verduras, hierbas, flores, árboles frutales, bayas y arbustos. Cuando cultives en macetas, utiliza una maceta lo suficientemente grande para la planta que va a albergar y llénala con Miracle-Gro. No sólo está especialmente formulado para ayudar a las plantas en macetas a prosperar, sino que también ayuda a protegerlas contra el exceso y la falta de riego.

6. Elija las plantas adecuadas

Es importante seleccionar plantas que se adapten a las condiciones de cultivo. Esto significa colocar las plantas amantes del sol en un lugar soleado, elegir plantas que toleren el calor en climas cálidos y dar a las enredaderas que se mueven por el suelo, como las calabazas y los melones, un amplio espacio (o un enrejado para trepar). Haz los deberes y escoge las variedades que crezcan bien en el lugar donde vives y en el espacio que tienes. Y para tener más éxito en el cultivo de verduras y hierbas, empieza con plantas jóvenes y vigorosas de Bonnie Plants® en lugar de intentar cultivarlas a partir de semillas.

7. Descubra su zona

Conocer tu “zona de rusticidad” puede ayudarte a elegir las mejores plantas. En pocas palabras, describe el lugar más frío donde puede crecer una planta. Cuanto más alto sea el número de la zona, más cálido será el clima. Así, si una planta es “resistente hasta la zona 4” y tu jardín está en la zona 5, esa planta sobrevivirá en tu jardín. Sin embargo, si estás en la zona 3, hace demasiado frío para cultivar esa planta. Averigua cuál es tu zona de rusticidad.

8. Conoce las fechas de las heladas

Plantar demasiado pronto (o tarde) en la temporada puede suponer un desastre para tu jardín. Debes conocer la última fecha media de las heladas de primavera en tu zona para no matar accidentalmente a las plantas por haberlas plantado antes de tiempo. También es bueno conocer la primera fecha media de las heladas de otoño para cosechar o trasladar las plantas al interior antes de que el frío de finales de la temporada las dañe. Descubre las fechas medias de las primeras y últimas heladas de tu zona.

9. Añade mantillo

Aplica una capa de mantillo de entre 5 y 6 centímetros de profundidad alrededor de cada planta. Esto ayudará a reducir las malas hierbas al bloquear el sol y a reducir la pérdida de humedad por evaporación, por lo que tendrás que regar menos. Para conseguir un aspecto más pulido, pon una capa de mantillo. O bien, puedes poner paja, hojas trituradas, paja de pino o algún otro material disponible localmente.

10. Alimente las plantas con regularidad

Ya hemos hablado de la importancia de empezar con una buena tierra, pero esa tierra funciona mejor en combinación con un aporte regular de nutrición de alta calidad para tus plantas. En otras palabras, una tierra estupenda + un alimento de primera calidad para las plantas = ¡un gran éxito para el jardín! Así que, un mes después de la plantación, empieza a alimentar tu jardín con alimentos para plantas. Asegúrese de seguir las instrucciones de la etiqueta.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.