Los sueños: Tipos, ciencia y significados

Los sueños son imágenes, ideas, emociones y sensaciones que se producen involuntariamente en la mente durante el sueño. Pueden durar desde unos pocos segundos hasta 20 minutos, y la persona media tiene al menos de tres a cinco, y a menudo muchos más, sueños por noche (los sueños suelen ocupar un total de unas dos horas de una noche normal de sueño).

Desgraciadamente, nadie ha sido capaz de registrar o visualizar los sueños (aunque algunas investigaciones recientes empiezan a ser prometedoras en este ámbito), por lo que debemos recurrir a la solución poco tecnológica y poco científica de despertar a las personas y preguntarles si han soñado, y sobre qué.

¿Qué son los sueños?

Un sueño es una historia, una selección de imágenes o pensamientos que se desarrollan en nuestra mente mientras dormimos. A veces recordamos estos sueños cuando nos despertamos, pero otras veces no. Independientemente de si lo recordamos o no, se cree que todo el mundo sueña cada noche.

¿Qué es un sueño estándar?

Si vamos a hablar de los diferentes tipos de sueños, probablemente deberíamos definir un sueño “estándar” con el que comparar todos los diferentes tipos. Un sueño estándar se produce después de haberse quedado dormido y suele estar formado por imágenes que se unen para crear una historia. Algunos sueños incluyen otras sensaciones, como sonidos y texturas, y el soñador suele estar emocionalmente involucrado en el sueño. A menudo esta historia tiene muy poco sentido lógico una vez que se despierta y se piensa en ella, pero mientras se sueña no se cuestiona.

¿Qué características tienen los sueños?

Los sueños están formados por unos cuantos componentes clave:

  • Un sueño normal tiene lugar mientras se está completamente dormido.
  • Los sueños implican la recreación de determinados estímulos físicos, ya sean visuales, auditivos, táctiles, etc.
  • Los sueños son como una historia que te cuentan; no tienes control sobre lo que ocurre.
  • Puede que recuerdes tu sueño cuando te despiertes, pero al final del día, el recuerdo se ha desvanecido, si no ha desaparecido por completo.
  • Las emociones son una característica muy normal en los sueños. Las emociones más comunes al soñar son el miedo, la ansiedad y la sorpresa.
  • Aunque los sueños no tengan sentido, no se cuestiona su lógica mientras se sueña, soñar con orinar por ejemplo.

¿Por qué soñamos?

Esa es una gran pregunta, que la gente se ha hecho desde que Sigmund Freud era popular. Desgraciadamente, aún no tenemos una respuesta clara, pero sí abundan las teorías. Según el modelo de activación-síntesis desarrollado en los años 70 por J. Allan Hobson y Robert McClarley, los sueños no son más que los intentos de nuestro cerebro de dar sentido a la actividad cerebral aleatoria que se produce por la noche. Eugen Tarnow, creador de la teoría de la excitación de la memoria a largo plazo, no está de acuerdo y afirma que los sueños no son completamente aleatorios.

En cambio, reflejan recuerdos a largo plazo seleccionados al azar. Otra teoría es la de Jie Zhang, que en 2004 propuso la teoría de la activación continua de los sueños, según la cual nuestra memoria de trabajo debe estar funcionando en todo momento, lo que da lugar a los sueños nocturnos. Zhang cree que procesamos los recuerdos procedimentales (recuerdos sobre cómo hacer cosas, como hornear una tarta o montar en bicicleta) durante el sueño de movimientos oculares rápidos (REM) y procesamos los recuerdos declarativos (recuerdos de personas o eventos específicos) durante el sueño no REM.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.